Tuesday 23 june 2 23 /06 /Jun 13:50

 En el desarrollo humano  es innegable la importancia de las dimensiones físicas y psicológicas de la pubertad, en cuanto a la maduración sexual, se ha dado siempre gran importancia a esta etapa de crecimiento, a la cual están relacionadas directa y causalmente las transformaciones de la personalidad, al hablar de adolescencia nos referimos a estos aspectos. Las aclaraciones sobre la niñez temprana unían genéticamente a la adolescencia con los periodos más tempranos de la vida; así, la pubertad estaba establecida como una continuidad del desarrollo psicológico.

La idea de que padres y adolescentes no se llevan bien surgió a partir de la primera teoría formal de la adolescencia, del psicólogo G. Stanley Hall, quien creyó que “los esfuerzos de los jóvenes para adaptarse al cambio de su cuerpo y ante las inminentes exigencias de la edad adulta se presentaban en un periodo de tormenta y estrés, el cual, inevitablemente, conduce a conflictos entre las generaciones”.[1]

 

 Los estereotipos con respecto a la adolescencia han llegado a un punto en el que muchos padres “responden a sus hijos como si estos fueran la reencarnación de las ideas negativas, en lugar de personas reales”[2]

 

Los padres son el reflejo de su época; han sido educados en un sistema y con una ideología determinada. Es imposible pedirles que traten a sus hijos de una manera a la que no están acostumbrados.

 

Los padres usualmente y quizá debido al tiempo que ha pasado desde que ellos eran adolescentes acostumbran a decir frases como: “pero cuando yo era chico la adolescencia no causaba tantos problemas”. Pero ellos no toman en cuenta que  en aquella época no vivían en ciudades tan industrializadas como ahora, la influencia de la televisión no era la misma que  ahora y las movimientos de protesta juveniles también han influido de sobremanera.

 

Muchos padres se adhieren al pasado y tratan de imponer a sus hijos modelos obsoletos; otros se sienten desarmados ante la influencia de la televisión.

El conflicto entre padres e hijos no es un fenómeno nuevo; ya desde los griegos se aludía a las dificultades inherentes a la educación de la juventud.

Sigmund Freud y su hija, Anna Freud  también describieron como inevitables las fricciones entre padre e hijo, ante la creciente necesidad de los adolescentes de liberarse de la dependencia de sus padres.[3]

La oposición y el reto a la autoridad son frecuentes en esta etapa. Esto puede ser consecuencia de la autoafirmación y la búsqueda de los valores. Esa búsqueda mantiene en vilo a los padres, quienes no comprenden las demandas del adolescente. Antes bien, se oponen a ellas y tratan de coartar su presente autonomía.

La antropóloga Margaret Mead[4], quien estudió la adolescencia en culturas que no eran occidentales, concluyó que cuando una cultura brinda una transición gradual y serena de la niñez a la edad adulta, la rebeldía del adolescente no es común.

 

Ahora parece que toda la rebeldía no es común ni siquiera en las sociedades occidentales, al menos entre los jóvenes de clase media que están en la escuela, y que los chicos que son muy rebeldes bien pueden necesitar ayuda especial.

 

La mayoría de los jóvenes tienen sentimientos cercanos y positivos hacia sus padres, que comparten con ellos opiniones similares en aspectos importantes y valoran la aprobación que ellos les dan. “Sólo entre el 15% y el 25% de las familias reportan conflictos significativos y en ellas, a menudo, se presentaron problemas antes de que los niños se convirtieran en adolescentes” (W. A. Collins)[5]


Los jóvenes experimentan una constante tensión entre querer alejarse de los padres y darse cuenta de cuánto depende de ellos. Tienen que abandonar la identidad de "el niño pequeño de..." o "la niña pequeña de..." y establecer su propia identidad, al tiempo que mantienen vínculos paternos y familiares.

 

La mezcla de sentimientos de los adolescentes con frecuencia concuerda con la propia ambivalencia de los padres. Indecisos entre el deseo de que sus hijos se independicen y el de que mantengan la dependencia, es difícil que los dejen partir. En consecuencia, los padres pueden enviar  mensajes ambiguos es decir, dicen una cosa y comunican lo opuesto con sus acciones. Sin embargo, los conflictos propios de este periodo de transición no conducen necesariamente a un rompimiento con los valores paternos o los de la sociedad.

  En términos generales, adolescentes y padres no disputan por valores económicos, religiosos, sociales o políticos. La mayor parte de las controversias se presenta en aspectos como el trabajo escolar, los quehaceres domésticos, los amigos, las citas y la apariencia personal (Montemayor)[6] Más adelante, es probable que las disputas giren alrededor de la hora de llegada y el consumo de alcohol La naturaleza de los conflictos es bastante similar en las familias casadas y en las divorciadas (Collins)[7].

 

La mayor parte de los conflictos se resuelven con muchos menos problemas de lo que la mitología popular cree. Las disputas pueden reflejar el ansia de independencia (como se especula con frecuencia), o pueden ser una continuación del esfuerzo de los padres para que los hijos se adapten a las reglas sociales “ésta tarea de socialización” produce cierta cantidad de tensiones inevitables. En general  el conflicto se agudiza al inicio de la adolescencia, se estabiliza en la mitad de ella y disminuye cuando .los jóvenes tienen cerca de 18 años. No obstante, la mayoría de los adolescentes cree que el término "arrebatos de furia y angustia", utilizado para calificar la adolescencia, es inadecuado.  

Por lo regular, padres e hijos resuelven sus conflictos a satisfacción mutua y los padres continúan ejerciendo influencia considerable en los valores básicos de los adolescentes 

 

 

 



[1] MUSS, R. E.Teorías de la adolescencia, México, Paidòs, 2003.

[2] HORROCKS, John. Psicología de la adolescencia. México, Trillas, 1984

[3] PAPALIA, D. Psicología del desarrollo. Colombia, McGrawHill, 2001

[4] En PAPALIA, D. Desarrollo Humano, México, McGrawHill. 1996

[5] Ìdem

[6] Ìdem

[7] Îdem

[8] Îdem

Por SERVICIOS PARA EL DESARROLLO INTEGRAL HUMANO - Publicado en: Escuela para padres
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Calendario

September 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso