¿UNA NIÑA CON RETRASO?

Publicado en por SERVICIOS PARA EL DESARROLLO INTEGRAL HUMANO


NOTA
: TODOS LOS NOMBRES PUBLICADOS SON FICTICIOS,  LA EXPERIENCIA ES REAL.
Juanita es una niña que llega a consulta porque su maestra del colegio le dice a su madre que la "niña tiene un problema   y que a ella le parece que tiene un retraso mental", la madre asustada busca ayuda para Juanita.
Juanita al entrar por  la puerta del consultorio derrama timidez por todo su cuerpo,los hombros encogidos,su paso lento,su mirada hacia el suelo y su voz...casi imperceptible dice "buenas tardes",le contesto "buenas tardes Juanita ¿cómo estas?", ella titubea "bien", le pregunto "¿Juanita sabes a que vienes aquí?", ella responde "sí, la maestra de mi escuela dice que necesito ayuda, hoy les dijo a mis compañeros de clase que yo no era normal como ellos y  que me necesitaban ayudar para hacer mis cosas", y le pregunté "¿y tu que piensas Juanita necesitas ayuda para hacer tus cosas?" ,ella responde  "a veces si", yo le respondo "Juanita algunas veces las personas como tu o como yo o... como cualquier otra persona necesitamos ayuda", ella se queda callada.
A lo largo del proceso  terapéutico Juanita va adquiriendo confianza en sí misma,ella aprende a sumar, restar, las tablas,lee más fluido y escribe más acorde a su nivel de maduración,un día Juanita llega a consulta y me comenta "aquí no tengo miedo de hacerlas cosas" , le pregunto  "en donde si tienes miedo Juanita ", ella responde "en mi casa cuando mi mamá me ayuda , "¿qué es  lo que te da miedo?, ella contesta "cuando me equivoco mi mamá me da un sape en la cabeza y me dice que soy tonta y que me apure y yo ya no puedo porque me da mucho miedo y mi mamá se enoja mucho conmigo y siempre hacerla enojar me pone triste".
Ése día se le pidió a la madre que ya no apoyara a Juanita en sus tareas,que confiara en que la niña lo íba a poder hacer o pedirle que si Juanita tenía alguna duda con la tarea sólo en esos casos preguntara a su madre,la cual estuvo de acuerdo porque ella menciona que siempre Juanita la sacaba de sus casillas y luego sentía una culpa enorme porque ella sabía que la lastimaba cuando la regañaba.
A Juanita se le hizo una evaluación diagnóstica (a petición del colegio) su coeficiente intelectual se encontraba  en el rango dentro del promedio,no tenía ninguna dificultad cognitiva,ni daño neurológico y mucho menos un 
retardo mental el cual consiste en un  funcionamiento intelectual por debajo del promedio, que se presenta junto con deficiencias de adaptación y se manifiesta durante el período de desarrollo.
Juanita logró pasar año considerablemente con un gran bagaje de conocimientos, sus habilidades para aprender se desbloquearon y sus habilidades sociales se desarrollaron a partir de no sentirse discriminada,ahora Juanita es una niña cuyo potencial se ha liberado.

En este pequeño relato de una experiencia entre mil y me pregunto: ¿que tanto influimos como padres  y maestros en los hijos y alumnos  en su desarrollo?.

Aún con todo esto,  ser diagnosticado con retardo mental, la mayoría de los niños pueden aprender muchas cosas y al llegar a  adultos pueden vivir de una manera parcialmente independiente. Lo que es más importante, pueden  disfrutar de la vida al igual que todo el mundo.
 

Las personas tienen la capacidad de aprender, desarrollarse  y crecer. La gran mayoría de las personas  con o sin retardo puede lograr tomar parte productiva, social y afectiva  en la sociedad.
Atte. Claudia de la Vega

Etiquetado en EXPERIENCIAS

Comentar este post